Cuba....Buscando lo que nos une

Conétate o registrate a nuestro foro, las puertas están abiertas.

Recogida de firmas a favor del nobel de la paz para las Damas de Blanco.

 

Firma en este link:

 

http://www.lobbyingforum.com/petition-detail.aspx?id=186

Allanamiento de morada en la casa de Sara Marta Fonseca Quevedo.
 Turbas paramilitares.
Clickeen en el link les dirige a Radio Martí

http://www.martinoticias.com/FullStory.aspx?ID=3DEFB180-C260-4E16-8C0CD0602605B2E0

Acto de Repudio al acto organizado por el Consuldao Cubano en Santiago de Compostela. Viva Cuba libre!!!

 

http://www.youtube.com/v/UUcWJIW68RY

 

http://www.youtube.com/watch?v=hPDVKRcYb8Y

 

Gloria y Emilio Stefan entregan una carta de Reina Luisa Tamayo y Fariñas al presidente Barack Obama.

 

http://www.youtube.com/v/gDzPy6QvFzU&hl=es_ES&fs=1


    Julián del Casal

    Comparte

    lamanga
    Perdida en jamas
    Perdida en jamas

    Cantidad de envíos : 1383
    Barra de Respeto :
    100 / 100100 / 100

    Reputación : 0
    Puntos : 51825
    Fecha de inscripción : 03/06/2008

    Julián del Casal

    Mensaje por lamanga el Lun 04 Ago 2008, 14:34

    Poeta cubano nacido en La Habana en 1863.
    A pesar de que su infancia transcurrió en un ambiente triste debido a la temprana muerte de su madre y a los pobres recursos económicos, el poeta mostró desde niño su gran vocación por la literatura, recibiendo una marcada influencia de los clásicos franceses, especialmente de Baudelaire, quien fue su ídolo literario.
    A los veinticinco años, después de un corto viaje por Europa, regresó a Cuba donde se dedicó al periodismo, la crítica literaria y teatral, la poesía y la traducción de grandes poetas.
    Está considerado como un baluarte del modernismo hispanoamericano y una de las grandes voces de la poesía y la prosa cubana.
    «Hojas al viento» en 1890, «Nieve» en 1892, «Mi Museo ideal» en 1892 y «Bustos y rimas» en 1893, reúnen la totalidad de su obra.
    Murió en 1893.



    NIHILISMO

    Voz inefable que a mi estancia llega

    en medio de las sombras de la noche,

    por arrastrarme hacia la vida brega

    con las dulces cadencias del reproche.

    Yo la escucho vibrar en mis oídos,

    como al pie de olorosa enredadera

    los gorjeos que salen de los nidos

    indiferente escucha herida fiera.

    ¿A qué llamarme al campo del combate

    con la promesa de terrenos bienes,

    si ya mi corazón por nada late

    ni oigo la idea martillar mis sienes?

    Reservad los laureles de la fama

    para aquellos que fueron mis hermanos:

    yo, cual fruto caído de la rama,

    aguardo los famélicos gusanos.

    Nadie extrañe mis ásperas querellas:

    mi vida, atormentada de rigores,

    es un cielo que nunca tuvo estrellas,

    es un árbol que nunca tuvo flores.

    De todo lo que he amado en este mundo

    guardo, como perenne recompensa,

    dentro del corazón, tedio profundo,

    dentro del pensamiento, sombra densa.

    Amor, patria, familia, gloria, rango,

    sueños de calurosa fantasía,

    cual nelumbios abiertos entre el fango

    sólo vivisteis en mi alma un día.

    Hacia país desconocido abordo

    por el embozo del desdén cubierto:

    para todo gemido estoy ya sordo,

    para toda sonrisa estoy ya muerto.

    Siempre el destino mi labor humilla

    o en males deja mi ambición trocada:

    de no verla llegar ya desconfío,

    y más me tarda cuanto más la ansío

    y más la ansío cuanto más me tarda.


    SALOMÉ

    En el palacio hebreo, donde el suave

    humo fragante por el sol deshecho,

    sube a perderse en el calado techo

    o se dilata en la anchurosa nave,

    está el Tetrarca de mirada grave,

    barba canosa y extenuado pecho,

    sobre el trono, hierático y derecho,

    como adormido por canciones de ave.

    Delante de él, con veste de brocado

    estrellada de ardiente pedrería,

    al dulce son del bandolín sonoro,

    Salomé baila y, en la diestra alzado,

    muestra siempre, radiante de alegría,un loto blanco de pistilos de oro.

    lamanga
    Perdida en jamas
    Perdida en jamas

    Cantidad de envíos : 1383
    Barra de Respeto :
    100 / 100100 / 100

    Reputación : 0
    Puntos : 51825
    Fecha de inscripción : 03/06/2008

    Re: Julián del Casal

    Mensaje por lamanga el Jue 21 Ago 2008, 10:17

    EN EL CAMPO

    Tengo el impuro amor de las ciudades,

    y a este sol que ilumina las edades

    prefiero yo del gas las claridades.

    A mis sentidos lánguidos arroba,

    más que el olor de un bosque de caoba,

    el ambiente enfermizo de una alcoba.

    Mucho más que las selvas tropicales,

    plácenme los sombríos arrabales

    que encierran las vetustas capitales.

    A la flor que se abre en el sendero,

    como si fuese terrenal lucero,

    olvido por la flor de invernadero.

    Más que la voz del pájaro en la cima

    de un árbol todo en flor, a mi alma anima

    la música armoniosa de una rima.

    Nunca a mi corazón tanto enamora

    el rostro virginal de una pastora

    como un rostro de regia pecadora.

    Al oro de las mies en primavera,

    yo siempre en mi capricho prefiriera

    el oro de teñida cabellera.

    No cambiara sedosas muselinas

    por los velos de nítidas neblinas

    que la mañana prende en las colinas.

    Más que al raudal que baja de la cumbre,

    quiero oír a la humana muchedumbre

    gimiendo en su perpetua servidumbre.

    El rocío que brilla en la montaña

    no ha podido decir a mi alma extraña

    lo que el llanto al bañar una pestaña.

    Y el fulgor de los astros rutilantes

    no trueco por los vívidos cambiantes

    del ópalo la perla o los diamantes.

      Fecha y hora actual: Sáb 18 Nov 2017, 03:56