Cuba....Buscando lo que nos une

Conétate o registrate a nuestro foro, las puertas están abiertas.

Recogida de firmas a favor del nobel de la paz para las Damas de Blanco.

 

Firma en este link:

 

http://www.lobbyingforum.com/petition-detail.aspx?id=186

Allanamiento de morada en la casa de Sara Marta Fonseca Quevedo.
 Turbas paramilitares.
Clickeen en el link les dirige a Radio Martí

http://www.martinoticias.com/FullStory.aspx?ID=3DEFB180-C260-4E16-8C0CD0602605B2E0

Acto de Repudio al acto organizado por el Consuldao Cubano en Santiago de Compostela. Viva Cuba libre!!!

 

https://www.youtube.com/v/UUcWJIW68RY

 

https://www.youtube.com/watch?v=hPDVKRcYb8Y

 

Gloria y Emilio Stefan entregan una carta de Reina Luisa Tamayo y Fariñas al presidente Barack Obama.

 

https://www.youtube.com/v/gDzPy6QvFzU&hl=es_ES&fs=1


    Carlos Alberto Montaner: Edmundo y su coletilla.

    Comparte
    avatar
    irina
    Canaria Empinga!!!
    Canaria Empinga!!!

    Cantidad de envíos : 2327
    Edad : 43
    Barra de Respeto :
    100 / 100100 / 100

    Reputación : 1
    Puntos : 55315
    Fecha de inscripción : 02/06/2008

    Carlos Alberto Montaner: Edmundo y su coletilla.

    Mensaje por irina el Lun 26 Ene 2009, 17:18

    Edmundo y su coletilla. Por Carlos Alberto Montaner


    Hacía tiempo que no veía una “coletilla”. La coletilla fue la primera forma de coacción que utilizó la dictadura cubana contra los periodistas que manifestaban su criterio libremente. Esta práctica nefasta duró un par de años, entre 1959 y 1960. El periodista o articulista emitía su opinión e inmediatamente los simpatizantes de la dictadura la calzaban con una versión contraria o con groseras descalificaciones personales. Ése fue el ensayo general para la posterior confiscación de todos los medios de comunicación. Cuando desapareció la prensa libre, se esfumaron las coletillas.

    Hasta ahora. Edmundo García ha tenido el mal gusto de revivirlas en pleno siglo XXI. Eso es mal periodismo y, en este caso, hasta mala gramática, como puede comprobar cualquiera que se asome a esa curiosa amalgama de anacolutos e incoherencias. En todo caso, de las docenas de entrevistas radiales que Edmundo ha efectuado y luego ha transcrito, ésta es la primera a la que le ha agregado una coletilla. ¿Por qué? Seguramente, porque quedó muy mal y dijo cosas absurdas que lo pusieron en ridículo ante cualquier cubano o extranjero que conozca la realidad de la Isla. También, supongo, porque le pareció más conveniente contentar a sus patrocinadores cubanos y venezolanos que mantener un trato profesionalmente respetuoso con una persona que aceptó acudir a su programa para ser entrevistada.

    En efecto, tras la emisión de la entrevista, cientos de cubanos (y algunos no cubanos) regocijados comenzaron a pasarse el audio por Internet, me llamaban por teléfono para felicitarme o escribían a numerosos blogs celebrando el pobrísimo desempeño de García. Muchos se apresuraron a enviar copias a Cuba y hasta retransmitieron el programa por onda corta. Entendían que Edmundo asumía el punto de vista de la dictadura, pero de una manera tan torpe que sus argumentos quedaban demolidos. Y no es verdad que quienes celebraban el programa fueran “extremistas e intransigentes”. Muchos eran jóvenes que habían nacido bajo el comunismo, habían formado parte del sistema y luego habían conseguido huir. Para ellos, Edmundo, simplemente, mentía sin el menor pudor.

    ¿Cómo negar que en Cuba hay gravísimos problemas de vivienda, alimentación, transporte, comunicación o agua potable? ¿Cómo negar que la mayor parte de los cubanos detestan a un gobierno que les niega los derechos fundamentales y ni siquiera les soluciona los problemas materiales más elementales? ¿Es que la falta de libertad no significa nada para los cubanos? ¿Es que los cubanos no quieren tener partidos políticos diversos, examinar ideas diferentes, leer los libros que les tienen prohibidos o recobrar el control de sus vidas? ¿Son idiotas o diferentes los cubanos a los demás seres humanos del planeta? ¿Son distintos a las víctimas de las otras dictaduras comunistas? ¿Cómo negar que Cuba fue durante muchos años un soporte constante de los movimientos terroristas y subversivos de medio mundo? ¿Quién se cree en Cuba (o fuera de ella en los medios bien informados) que los Castro no sabían de los vínculos entre los miembros del gobierno y el narcotráfico hasta que estallara el escándalo de Ochoa?

    Si fuéramos a aceptar la cándida tesis de Edmundo García, resulta que los narcotraficantes colombianos, de la mano de los oficiales cubanos, utilizaban las bases navales y aéreas, los recintos diplomáticos y el sistema bancario cubano, mientras Fidel y Raúl Castro lo ignoraban. ¿Puede algún conocedor de la realidad policiaca de la Isla creerse esa fantasía? Es muy probable que el gobierno de Cuba renunciara a la complicidad con los narcotraficantes tras los fusilamientos de 1989, cuando sus agentes fueron sorprendidos por la DEA con las manos en la masa, pero desde fines de los setenta (la primera denuncia oficial norteamericana es de 1981) hasta fines de los ochenta, esos lazos existieron y tenían la tácita aprobación de las autoridades cubanas, extremo cuyo reconocimiento aparentemente le costó la prisión y la vida al general Abrantes.

    No obstante, al margen de esas lagunas de información que padece Edmundo, o de su pasmosa indiferencia ante la realidad, me resulta más sorprendente aún su perplejidad ante mis respuestas. Esta era la tercera o cuarta entrevista que me ha hecho y se suponía que conocía mis opiniones. He publicado media docena de libros sobre Cuba, y en el último, Cuba: la batalla de ideas, aparecido hace ya unos meses,he debatido extensamente todas las cuestiones que me preguntara. ¿Por qué no hizo su tarea? ¿Por qué no se preparó como un profesional responsable para llevar a cabo una buena entrevista?

    La respuesta a esta pregunta tal vez me la dio un buen amigo que tuvo la cortesía de llamarme por teléfono para felicitarme: porque Edmundo, en realidad, no tenía interés en hacer una buena entrevista, y mucho menos en discutir inteligentemente la situación cubana y sus posibles desenlaces. Lo que realmente quería era repetir las tonterías, acusaciones e injurias de la policía política de acuerdo con el guión de Granma: terrorista, agente de la CIA y plattista. ¿Le había pedido el aparato que me hiciera esa encerrona para tratar de desacreditarme y todo le había salido mal? No lo sé, pero mientras escuchaba esta hipótesis de este buen conocedor del funcionamiento de la inteligencia cubana, que a su vez es un buen conocedor de García, recordé que Edmundo me había dicho que Rafael Hernández (un apparatchik de la cultura cubana) le había pedido que entrevistara en Puerto Rico al ingeniero Manolo Ray, uno de los héroes de la lucha contra la dictadura de Batista y luego una de las cabezas de la oposición al castrismo. ¿Quién le había sugerido, y para qué, que me invitara a su programa?

    Francamente, si todo le salió mal a García fue porque intentó rebatir mis opiniones en lugar de concretarse a preguntar o, como es legítimo, a “contrapreguntar” si valía la pena alguna aclaración. Si se hubiera limitado a ser un buen periodista y no un propagandista de la dictadura, no habría hecho el ridículo. Él me había invitado a una entrevista y no a un debate. Yo no tenía ni tengo el menor interés en debatir con él. Su función era preguntar y la mía responder. Antes de reunirnos, con la mejor buena fe, y para evitar una discusión estéril, le dije que me gustaría dedicar el programa al futuro, al postfidelismo, y olvidarnos un poco del pasado para beneficio de los oyentes. Me respondió, falsamente, que ésa era su intención, y me agregó un dato alentador: pensaba publicar un libro con medio centenar de entrevistas, y entre ellas estaría la mía. La obra se editaría simultáneamente en Cuba y en el exilio. Su contacto en Cuba haría una tirada oficial de tres o cinco mil ejemplares y él se encargaría de imprimir un millar en Miami, para lo cual le hice un par de sugerencias prácticas. Espero que cumpla su palabra y publique el libro dentro y fuera de Cuba, incluyendo la entrevista que me hizo, con o sin coletilla. Si opta por agregar la coletilla, supongo que tendrá la decencia de añadir también esta respuesta.

    Enero 2008


    _________________
    El más largo aprendizaje de todas las artes es aprender a ver.

    Tu, Invitado, has escrito 25 posts desde que te registraste el . Sí eres nuevo, por favor lee las normas. Wink Very Happy

      Fecha y hora actual: Vie 25 Mayo 2018, 06:23